jueves, 11 de julio de 2013

Los Insomnes (15)

Pues sí que es anticlimático esto, pero la cotidianidad suele traer esos percances que embarazan de palabrerío vulgar a la lengua más florida... Hoy ha muerto mi computadora, o en el mejor de los casos, ha entrado en un estado cataléptico que tiene rezando rosarios al resto de mi maltratado equipo tecnológico. 
La buena noticia, para los amantes del cómic tradicional, es que no fue la única: Por fin estos personajes dejaron de hablar delirios, perseguirse en la oscuridad y procurarse placer por medios demasiado conocidos al lector, y se decidieron a cumplir con lo esperado por el público; más específicamente "por fin se muere alguien en esta historia", algo que celebrarán los avezados fagocitadores de historietas y demás artículos pop. 
Bueno, tampoco podemos decir que "muere alguien"; diríamos más bien que alguien "vuelve a su casita", dondequiera de ese lugar esté.
 En cuanto a lo demás, tendré que decepcionar hoy a los amantes del formato pdf, y a quienes rinden culto a la exquisita estética de mi tipografía digitalizada. Los menos pretenciosos sabrán contentarse con esta página suelta y escrita con mi pulso tambaleante. En cuanto a los más exigentes, les prometo mañana mismo la dirección  de la oficina en que se denuncian las expectativas frustradas, aunque no pueda garantizarles que consigan número en la fila. 
Los dejo, así sin más, deseando que disfruten esta entrega casi final de Los Insomnes. Yo, entre tanto, regresaré a la cabecera de mi compu, a velar su sueño y encender velas a San Expedito por un pronto despertar. Saludos.


Albricias! Ha despertado. Les dejo la página tipografiada. Y el pdf AQUÍ

No hay comentarios: