miércoles, 15 de agosto de 2012

Tributo al Cómic V/ Comic Tribute V

Patoruzú e Isidoro, creados por Dante Quinterno en 1928 y 1935 respectivamente.


La destreza física de Patoruzú no conocía límites, como tampoco su billetera. Dueño de un misterioso patrimonio inagotable (sin aparente necesidad de justificación; lo que parece constituir una usanza bastante difundida en la patagonia, si bien el indio nunca pareció interesarse en la política), abnegado y generoso (o al menos derrochador y benedictinamente caritativo) y con ciertas ínfulas de nobleza nada extrañas a las fantasías nacionales (se decía perteneciente a una ¿dinastía? tehuelche), Patoruzú defendía a los débiles, los animales y a la propiedad privada y luchaba, a punta de puños e inversiones, por el orden, la ciencia y el progreso...
Por suerte estaba Isidoro, su apoderado, oportunista y cobarde, manipulador y tramposo, pero capaz de evitarnos con su dosis de cínica realidad el tedio que podía resultar de tan extraña mezcla de convencionalismos. Lo que no es poco mérito: generalmente no bastan los poderes combinados de una docena de superhéroes para conseguirlo...

No hay comentarios: